Planes para un día soleado en los alrededores de Washington DC

DSC_0133

Si hay algún momento del año que haya disfrutado especialmente en WDC ese es la primavera. La naturaleza explota (y no es una exageración); árboles sin fin se llenan de hojas de verde brillante, las flores surgen donde antes parecía que no hubiera sino tierra yerma y una brisa templada remplaza al frío viento del invierno.

Es tal la energía de la primavera que es imposible no sentirse invadida por ella y salir a la calle a celebrarla. En los años que viví allí descubrí algún que otro paraíso en los que disfrutar intensamente esos días. Aquí van algunos de ellos:

Cantlers 458 Forest Beach Road. Annapolis, Maryland

http://www.cantlers.com/

Este sitio es estupendo para cuando se va de visita a Annapolis pues está muy cerquita.

Está situado justo a orillas del “arroyo” Mill. Lo entrecomillo porque para alguien que se ha criado en el sur de España es difícil de entender que algo más ancho que el Guadalquivir (a su paso por Sevilla) se pueda llamar arroyo, pero en EEUU es así; todo es grande y más aún cuando se trata de agua.

Es un sitio ruidoso, familiar, donde poder ir en masa y pasar desapercibido. Afuera tiene bancos de madera en los que el sol cae a mediodía pero en los que es difícil encontrar hueco cuando hace buen tiempo. El interior también es muy acogedor, con grandes mesas de madera y tiene una barra estupenda en la que esperar a que te den mesa.

Abajo, dando al “arroyo”, se pueden visitar los criaderos de cangrejos y con suerte charlar con alguno de los trabajadores. Gracias a un momento de esos nos enteramos que la mayoría de los cangrejos que allí se toman se crían en Texas… cuando pensábamos que comíamos cangrejo puro de la bahía de Chesapeake!!

Este es el paraíso del cangrejo. Te traen bandejas inmensas llenas de cangrejos, una especie de martillo de madera para romperlos y un cubo para los restos. Aquí me veo obligada a hacer una aclaración, los cangrejos vienen completamente cubiertos de unas especias llamada Old Bay Seasoning que los hace mucho más sabrosos pero que yo, personalmente, hubiera preferido que le echaran un poquito menos…. Pero ya se sabe, en EEUU en temas culinarios, antes muerto que sencillo!

Además de cangrejos tienen todo tipo de marisco; almejas, snow crabs (lo pongo en inglés porque yo siempre les he llamado “cuerpos” aunque parece ser que sólo le llamamos así en Córdoba…)

IMG_0446

No quiero olvidarme de algo que en temporada se puede tomar en casi cualquier lugar y que aquí también lo sirven: el soft shell crab. La temporada comienza con la primera luna llena de mayo y ocurre que el cangrejo pierde su caparazón y es en ese momento cuando lo pescan y lo fríen y después nos lo comemos enterito, no se deja nada de nada. Está buenísimo y para al que le de un poco de repelús, le ánimo a que haga el esfuerzo de superarlo. Suelen darlo también en bocadillo (le llaman sandwich) y puede ser una versión más light para los que no quieren ver el cangrejo en cuerpo presente.

Tim´s Rivershore 1510 Cherry Hill Rd, Dumfries, Virginia

http://timsrivershore.com/

tims_slide1

Cuando lo descubrí no daba crédito; con lo que llevaba soñando 3 años de pronto adquiría cuerpo y realidad: !!un chiringuito de playa!! Es verdad que la playa es la de un río, el Potomac, pero mutatis mutandis….

Tengo que reconocer que este chiringuito cae allá donde Tarzán perdió el camino, pero vale la pena ir. Es recomendable seguir las indicaciones que da su página web para el último tramo pues llega un momento en el que el GPS ya no sabe donde está.

Este pequeño paraíso está encajonado entre el Potomac y la vía del tren. Así que a ratos los pipiiii de los trenes invaden el lugar. (Un pequeño apunte: en EEUU el transporte de mercancías tiene preferencia en la circulación, lo que ha provocado que apenas nadie viaje en tren porque nunca sabes cuando te va a tocar esperar a que cruce ese tren cargado de carbón). Desde allí se pueden ver cruzando convoyes interminables de vagones cargados de todo tipo de materias primas y mercancías. Me encantaba el contraste entre la quietud del río y la paz del lugar y la incombustible actividad económica y comercial que reflejaban el continuo paso de esos convoyes.

En cuanto al tipo de gente que mora por allí he de decir que es de lo más variopinto. Desde guiris con curiosidad, como eramos nosotros, pasando por el típico americano de Virginia, gringo gringo y acabando en los marines, ya que el chiringuito en cuestión está muy cerca de la base militar de Quantico. Nunca me dejaron de sorprender esos cuellos del tamaño de la cintura… He de admitir que para una españolita de a pie aquello era toda una experiencia antropológica.

Del comer recuerdo poco, quizás el cangrejo. Tienen una carta bastante extensa aunque predomina la fritanga. A mi no me maravillaban especialmente pero en mi familia hay dos que adoraban sus frituras.

De la bebida recuerdo los pitchers (jarras) de Blue Moon; una cerveza que se hacía pasar por belga, aunque sea de Colorado, lo que le ha llevado a pleitos y que después de vivir en Bélgica he de reconocer que nada tiene que ver con ninguna cerveza que se haga aquí. Pero a mi me encantaba ese saborcillo a cáscara de naranja y cilantro.

Lo mejor de allí es el ambiente; gente relajada con ganas de divertirse, música y a veces a la caída de la tarde conciertos en directo. Hay una pequeña playita con una zona de bar lo que le convierte en un sitio estupendo para ir con niños y que se olviden un ratito de los padres.

Siempre recuerdo con pena que lo descubrí tarde y apenas tuve tiempo de ir 3 ó 4 veces.

Otro plan estupendo para un domingo soleado, ya sea primavera u otoño (en verano hace demasiado calor) es visitar las bodegas de la vecina Virginia.

Y es que, aunque no sea muy conocido por ello, el estado de Virginia alberga más de 200 bodegas. El vino que allí se produce no es ninguna maravilla (con algunas excepciones), nada que ver con esos caldos redondos que nos podríamos encontrar en California, pero los bodegueros han convertido sus bodegas en lugares acogedores donde disfrutar de la existencia.

Hay muchas bodegas. En este enlace se puede encontrar bastante información acerca de ellas http://www.virginia.org/winetrails/

Mis preferidas eran las siguientes:

Winery La Grange

http://www.wineryatlagrange.com/

DSC_0097-6

Esta tenía una inmensa pradera donde incluso se puede echar un partidillo de fútbol y barbacoas que se puede utilizar libremente. Se puede llevar la comida pero nada de bebida, ésta hay que comprarla en el bar de la bodega.

La relación calidad-precio del vino no es que sea muy buena pero si incluimos en el precio el disfrute del lugar, está más que justificado ese precio.

Para cuando el frío arrecia hay preparados unos lugares para hacer fuego y calentarse alrededor de él; si no, también se puede estar dentro de la bodega.

DSC_0100-5

Esta bodega es mi preferida y en ella he pasado momentos cuyo recuerdo espero que me acompañen siempre.

Veramar Vineyard

http://www.Veramar.com/

Esta bodega es más recoleta, con una chimenea donde calentarte cuando el sol se retira en las tardes de otoño. También hay una praderita y permiten hacer picnic mientras sea en el exterior.

Esta bodega la descubrí en un cumpleaños-cata, un buen plan cuando no se sabe cómo resolver tu fiesta de cumpleaños.

Bluemont Vineyard

http://bluemontvineyard.com/

Y para acabar con mis bodegas favoritas, la Bluemont. Esta bodega está situada en lo alto de una colina, por lo que tiene una vistas del valle impresionantes. Esta es perfecta para cuando el plan no incluye picnic (está prohibido llevar comida) o de vuelta de otra bodega a la caída de la tarde; los atardeceres allí son fabulosos.

DSC_0135

Hasta aquí estos lugares mágicos que tanto hecho de menos y que espero os animen a salir y a disfrutar de esos maravillosos días de sol.

3946 Total Views 4 Views Today

5 thoughts on “Planes para un día soleado en los alrededores de Washington DC

    • Sí, Cecilia; !qué buenos ratos pasamos allí juntos y su recuerdo siempre los llevaré en la mochila!

    • Si es que, hermano, a esas edades uno se debe contener y no ponerse a jugar cual grácil y atajadilla liebrecilla…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>